10 Novelas que no te puedes perder

¿No sabes qué leer? Bien pues hemos creado un TOP con las 10 novelas que son imprescindibles y que tienes que leer si o sí.¡Empezamos!

Como no empezamos con un mega clásico y como no puede ser con «100 años de soledad» de Gabriel García Márquez.

Esta obra es una de las más emblemáticas del mundo entero y sobretodo la más representativa de la cultura latinoamericana. 

Tiene un premio nobel de literatura y narra narra los 100 años de la saga de los Buendía. Pero, en realidad, la novelas abarca 400 años ya que va dando saltos en el tiempo a base de flash-backs… De esta forma el narrador nos informa de todo tipo de acontecimientos relacionados tanto con los antepasados de los Buendía como los de Úrsula Iguarán. El suceso más antiguo data de 1573 y será a partir de este momento cuando ambas familias se conozcan y vayan mezclando su base a sangre de incestos hasta llegar a los protagonistas, de ahí que Úrsula tarde en mantener relaciones con José Arcadio ya que tiene pánico a que le salga un hijo con cola de cerdo. Al final tendrán 3 hijos: José Arcadio, Aureliano y Amaranta, y a partir de ellos, sus descendientes nos narrarán todo tipo de situaciones y acontecimientos mágicos.

 

Nada de Carmen Laforet trata de Andrea, una chica que llega a Barcelona para estudiar Letras. Sus ilusiones chocan, inmediatamente, con el ambiente de tensión y emociones violentas que reina en casa de su abuela. Andrea relata el contraste entre este sórdido microcosmos familiar -poblado de seres extraños y apasionantes- y la frágil cordialidad de sus relaciones universitarias, centradas en la bella y luminosa Ena. Finalmente los dos mundos convergen en un diálogo dramático.

Esta novela es una de las obras literarias más importantes de la España del siglo XX. Se trata de una obra existencialista que representa el estancamiento y la pobreza que se vivieron en la posguerra española, durante los primeros años del franquismo. Dotada de un estilo literario que supuso una renovación en la prosa de la época, Nada refleja también la lenta desaparición de la pequeña burguesía tras la Guerra Civil. La novela ha gozado de gran reconocimiento, siendo galardonada en varias ocasiones. Ganó el primer Premio Nadal el 6 de enero de 1945; posteriormente, en 1948, obtuvo el Premio Fastenrath de la Real Academia Española. Además, fue incluida en la lista de las 100 mejores novelas en español del siglo XX del periódico español El Mundo.

 

 

Estamos en la Alemania nazi de 1939, en un país que está empezando a escribir algunas de las páginas más horribles de la historia. Liesel es una niña de nueve años que, a los pies de la tumba de su hermano, roba un libro: el ‘Manual del sepulturero’, que alguien ha dejado allí abandonado. Será el primero de una lista de grandes robos de libros que configuran una de las historias más hermosas de los últimos tiempos.

Esta novela de Markus Zusak fue publicada en 2005 llevándose el Premio Michael L. Printz en 2007.Para septiembre de 2009 había estado 105 semanas en la lista de superventas juveniles del New York Times, y por si no fuera poco, está obra fue llevada al cine en 2013.

Describe una civilización occidental esclavizada por los medios, los tranquilizantes y el conformismo. Fahrenheit 451: la temperatura a la que el papel se enciende y arde. Guy Montag es un bombero y el trabajo de un bombero es quemar libros, que están prohibidos porque son causa de discordia y sufrimiento. El Sabueso Mecánico del Departamento de Incendios, armado con una letal inyección hipodérmica, escoltado por helicópteros, está preparado para rastrear a los disidentes que aún conservan y leen libros.

‘Fahrenheit 451’ no es un libro fácil de leer, porque nos lleva a una situación que no tiene nada de fantástica. Estamos en un país donde no se puede leer. De hecho, el trabajo del bombero Montag, el protagonista, no es apagar incendios, sino provocarlos. Se dedica a quemar libros para evitar que la población piense y se la pueda manipular; ya lo decían los romanos: «Panem et circenses».

 

 

Este libro es sin duda una obra de arte, ningún libro en la vida me había conmovido tanto como este. De principio a fin este libro me hizo adentrarme en la historia, conocer perfectamente a los personajes al grado de no ser indiferente a ninguno, a todos los amé o los odié, quise abrazar en cada capítulo a alguno de ellos y es que ya sé porque tiene ese nombre, este libro está inundado de nostalgia y de tragedia. Muchos podrán tener dudas de leerlo por temor a que sea triste y no se los voy a negar pero puedo decir que vale la pena leerlo, incluso, es más tragedia no tenerlo en tu biblioteca, es un libro que te llena completamente, es uno de esos libros que te cuesta leer su última página, te duele cerrarlo, es de esos pocos que te hacen sentir así y creo que tan solo por eso merece la pena ser leído, lo recomiendo muchísimo.

 

En su única novela, el divino Oscar Wilde puso al día el mito de Fausto. En este caso, la víctima es Dorian Gray, un bello y presuntuoso joven a quien un amigo hace un retrato al óleo. Cuando Dorian hace amistad con lord Henry Wotton, un cínico filósofo, este le convencerá de que sus más valiosas posesiones son su belleza y su juventud. Y, a partir de ahí, su deseo de que su retrato envejezca mientras él permanece joven se hace realidad. Pero ¿a qué precio?

Estamos, simple y llanamente, ante uno de los libros más bellos e ingeniosos de todos los tiempos.

No pude pensar claramente después de esta lectura, al menos no durante un buen rato. Cuando pensé en la posibilidad de reseñar este clásico me reí irónicamente y me dije que sería imposible hacerlo sin dar demasiadas claves de lo que uno va a encontrarse pero de todas maneras me interesa contarles lo que sentí…una profunda tristeza, una total desazón. Esa horrible aversión a nuestra humanidad y la necesidad de poder por el poder mismo. No les cuento más, sino no lo querrán leer. No sé si recomendarlo o no, desde lo literario es impecable pero el sabor de boca…si leyeron «Rebelión en la granja» ya saben lo que les espera.

l diario de Ana Frank, de 1947, narra el horror de la persecución nazi en primera persona. Constituye un libro único en su género. Entre el 12 de junio de 1942 hasta el 1° de agosto de 1944 una niña de trece años llamada Ana Frank escribió en su diario -al que llamó “Kitty”- un testimonio estremecedor: la supervivencia en una buhardilla de unos almacenes en Amsterdam de ocho personas escondidas de la invasión y ocupación nazi.

LA FUNDACIÓN es una de las obras de Buero Vallejo que han alcanzado mayor éxito de público y crítica, tanto por el dramatismo de su trama argumental como por la novedad de los procedimientos técnicos utilizados. Presentada como una fábula, plantea al lector-espectador un choque entre realidad y ficción, que se resuelve paulatinamente a favor de la verdad. Cuando, identificados con el protagonista de la obra, creemos que nos encontramos cómodamente instalados en una Fundación, descubrimos que estamos en una cárcel. Es el reflejo de nuestro mundo y de nuestra sociedad. La Introducción y la Guía de lectura de Javier Díez de Revenga, catedrático de la Universidad de Murcia, explican cómo no se trata aquí tan solo de una lección ética, social o filosófica, sino de cómo, a través del arte, llegamos a integrarnos en el conflicto y a buscar una solución.

10. Frankenstein

Víctor Frankenstein es el moderno Prometeo, el protagonista que recibe el fuego de la vida y que es capaz de crear, muy a su pesar, un monstruo sin nombre. «Durante casi dos años había trabajado infatigablemente con el único propósito de infundir vida a un cuerpo inerte. Para ello me había privado de descanso y de salud», confiesa Víctor.

El monstruo que nace de la materia inerte va transformándose en ser humano a medida que adquiere el lenguaje. Se le menciona en la obra como «engendro», «monstruo», «aquel ser», «la criatura», «horrendo huésped», «demoníaco ser»… y, aunque nace inocente, su soledad y el horror y el desprecio que produce su contemplación a las demás personas le van convirtiendo en un ser brutal. Persigue a Frankenstein, destruye a su familia y es posteriormente perseguido por su creador que, responsable de su obra, trata de evitar otros males que la criatura pueda causar.