El hobbit

Smaug parecía profundamente dormido cuando Bilbo espió una vez más desde la entrada. ¡Pero fingía estar dormido! ¡Estaba vigilando la entrada del túnel!… Sacado de su cómodo agujero-hobbit por Gandalf y una banda de enanos, Bilbo se encuentra de pronto en medio de una conspiración que pretende apoderarse del tesoro de Smaug el Magnífico, un enorme y muy peligroso dragón… “Todos los que aman esos libros para niños que pueden ser leídos y releídos por adultos han de tomar buena nota de que una nueva estrella ha aparecido en esa constelación.”