La llamada de Cthulhu

Con esta novela, Lovecraft escribe en los años 20 del pasado siglo una de las historias más famosas de la literatura fantástica americana. Cthulhu, el Gran Antiguo que sueña y espera en el fondo de los negros abismos oceánicos, se convertirá por sí solo en el símbolo de todo el universo que crea el autor de Providence.Fascinado desde siempre por esta obra repleta de criaturas que se ocultan en los rincones más oscuros y de Antiguos titánicos cuya mera visión basta para precipitar a cualquiera a la locura, François Baranger, ilustrador reconocido en el mundo por su talento para la ilustración de concepto para el cine y los videojuegos, se ha puesto manos a la obra «ciclópea» de expresar en imágenes los relatos principales de H.P. Lovecraft.«El estilo de François Baranger, sobrio y elegante, viene como anillo al dedo para representar visiones tan tenebrosas como evocadoras y espectaculares de una belleza siniestra y gigantesca. No me cabe la menor duda de que habría complacido al propio Lovecraft». –John HoweFrançois Baranger es un reconocido ilustrador francés que trabaja sobre todo como concept artist para cine (Harry Potter, Furia de Titanes, La bella y la bestia) y videojuegos.La llamada de Cthulhu es un clásico y un referente en la literatura de género.

RESEÑA

Primera vez que leo a H.P. Lovecraft. ¿Valió la pena? Sí. ¿Volveré a leerlo? Sí. ¿Es imprescindible? No, salvo para quienes siguen el género. Reconozco en Lovecraft una imaginación desbordante con este relato, en que desarrolla lo que se ha llamado terror cósmico, con una trama bien urdida en que el misterio se va develando poco a poco. Seguramente y por lo que me he ido informando, es uno de los precursores del horror cósmico basado en entidades llegadas del espacio exterior, de otros planetas y en otros tiempos. Este relato fue publicado en 1928 y resultó muy innovador, en conjunto con muchos otros de Lovecraft en aquella época. Sin duda, un referente para muchos escritores posteriores y su legado perdura hasta hoy. A través de los sueños llega a perturbarnos la maldad de nivel cósmico. Con cultos ancestrales desconocidos y seguidores siniestros de la entidad que representa la monstruosa amenaza que se yergue sobre la humanidad. Pero nosotros aquí muy tranquilos, porque Cthulhu no existe. ¿Verdad que no?… Imposible que sucedan estas cosas ¿cierto?