Munich

Adolf Hitler está decidido a invadir Checoslovaquia para devolver a Alemania un territorio que considera suyo. La guerra parece inevitable; en los parques de Londres se cavan trincheras mientras en las casas los niños aprenden a ponerse las máscaras antigás. Sin embargo el primer ministro inglés Neville Chamberlain está dispuesto a lo que sea para evitar la catástrofe y viaja a Múnich para negociar a la desesperada un acuerdo que garantice la paz. Europa entera contiene el aliento.

Otros dos hombres llegan a la ciudad bávara con intenciones secretas. Hugh Legat es uno de los secretarios privados de Chamberlain y Paul Hartmann, un diplomático alemán, miembro de la resistencia opositora a Hitler. Grandes amigos en Oxford antes de que el nazismo llegara al poder, no se han visto desde hace seis años. Ahora, cuando el futuro de Europa pende de un hilo, sus caminos están destinados a cruzarse de nuevo.

Cuando hay tanto en juego, ¿a quién estarías dispuesto a traicionar? ¿A tus amigos, a tu familia, a tu país o a tu conciencia?

RESEÑA

Hacía tiempo que quería leer algo de Robert Harris. De hecho, tengo un par de novelas suyas esperando en mi lista de pendientes. Pero «Múnich» cayó en mis manos y ha sido mi estreno con el autor.
La sinopsis me intrigó, más que nada porque no sabía nada sobre el tema. La historia nos traslada al Múnich de 1938 para explicarnos los cuatro días en los que Inglaterra, Francia e Italia intentaron evitar que Alemania invadiera Checoslovaquia. Es lo que se llegó a conocer como el Pacto de Múnich.
Aunque no me ha parecido una novela muy intensa, sí me ha sorprendido el grado de intriga que Harris logra en la narración, a pesar de basarse en hechos reales y bien documentados. En especial me ha gustado la forma tan sutil con la que introduce su propia trama: en medio de las negociaciones, dos amigos, uno de cada bando, se reencuentran después de varios años y juegan un papel importante en la historia. Harris dedica capítulos alternos a cada uno de ellos. De esta forma, no solo los conocemos a ellos dos, sino que nos enteramos de los entresijos políticos tanto de británicos como de alemanes, hasta que todos se encuentran en Múnich.
Algunos de los personajes son figuras históricas bien conocidas: Neville Chamberlain, Edouard Dadalier, Benito Mussolini o Adolf Hitler, entre otros. El autor los retrata tal cual los presenta la historia, sirviéndose de otros personajes para mostrarnos sus personalidades.
Hay que decir que el trabajo de documentación es espectacular, hasta el punto de que da la impresión de estar viendo un documental.
Sin duda, es un autor que volveré a leer.